Formulario de búsqueda

  • Autorretrato de Ouka Leele en 1980
Ouka Leele, Premio Nacional de Fotografía 2005, en el Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente

El Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente acogerá entre el 3 de julio y el 30 de agosto una exposición Ouka Leele, Premio Nacional de Fotografía 2005. En ella se mostrarán una serie de retratos e imágenes, esencialmente en blanco y negro, que abundan en la esencia de la carrera fotográfica de la artista, según explica el comisario de la exposición, Julián Lladosa.

Nacida en Madrid en el año 1957, Bárbara Allende Gil de Biedma –nombre real de Ouka Leele- encontró de forma temprana su afición por la fotografía. Con 18 años ya formaba parte del Photocentro de Madrid y algunas de sus obras habían sido expuestas y destacadas por la crítica. En 1978 se trasladó a Barcelona, donde comenzó a trabajar con una técnica que sigue empleando hoy en día, el coloreado con acuarela de fotografías originales en blanco y negro. Sobre esta técnica comentó en una entrevista: “De entre todos los avances tecnológicos me fue regalada la fotografía como arma secreta para descubrir el misterio, yo le añadía los colores y se los sigo añadiendo, pues me devuelven la vida que ignorante a veces dejo escapar”.

Pese a la aparición de nuevas posibilidades técnicas que le permitirían automatizar este proceso, Ouka Leele sigue pintando sus fotografías a mano, ya que así consigue un resultado personal e intransferible. Para Julián Lladosa, “sus fotografías en blanco y negro, como las realizadas a su propia hija en cualquier circunstancia, dan paso a su arte mas conocido, el de las fotografías coloreadas que se han convertido en “vintages”, es decir, reflejos de una época y únicas, todo un paradigma para la fotografía, que es el arte por excelencia de la copia”.

Ouka Leele se convirtió en una de las protagonistas de la movida madrileña, gracias a sus trabajos (fotografió a Radio Futura, Rossy de Palma, Miquel Barceló, La Fura…) y a su relación con gente como Javier Mariscal, Ceesepe, Alberto García-Alix o Pedro Almodóvar. De hecho, hay quien considera que Ouka Leele es la verdadera musa de la movida.

Ha desarrollado la mayor parte de su obra en el campo de la fotografía, aunque también se ha adentrado en el arte de la ilustración con dibujos y serigrafías para La Doble Mirada (Concha García Campoy, 1996) y El Cantar de los Cantares (2002)

Para conocer más detalles sobre Ouka Leele y su obra, se pueden consultar los dos documentos adjuntos. Por un lado, un resumen de los libros de fotografía que ha publicado y de las exposiciones en las que ha participado, y por otro, la entrevista publicada en el Diario El País el día 8 de junio.

 

Site developed with Drupal